Balneario de Cestona, Guipúzcoa

Historia

De los 30 balnearios que a principios del presente siglo estaban abiertos al público en el País Vasco, solamente en la actualidad lo esta el de Cestona. El balneario de Cestona se cita de forma muy general ya dese el año 1.760 , con la denominación de Guesaloga, que en la lengua vasca quiere decir “sitios de aguas saladas”, nombre que era conocido el caserío junto al que brotaban sus manantiales. La única virtud que les atribuía antes el pueblo a esta agua era la de curar la sarna y otras enfermedades cutáneas. Fueron declaradas de Utilidad Pública  en 1.792. En 1.901 el ingeniero francés de minas L. De Launay, procedió a una nueva captación de manantiales termales. Ya en 1.840 el balneario ofrecía un aspecto señorial, perfectamente acabado. A él se accedía  a través de un bello parque de plátanos, tilos y sauces que bordeaban dos caminos peatonales y otro para carruajes.

En 1.847 se construyó la casa de la entrada. Los propietarios de los baños fueron el marques de San Millán y Villa Alegre, después Domingo Echaide y, posteriormente, la sociedad Aguas y Balneario de Cestona. Su Gran Hotel, obra de José Grases, se inauguró en 1.895. Impresionante edificio de gran belleza en el que destaca el amplio comedor semicircular y el comedor árabe, de estilo mozárabe. En la década de los 20 fue este balneario el mas importante de España y en el se dieron cita políticos, escritores y artistas.

 

Ruta turística

En Cestona puede admirarse sobre todo el palacio de Lili, gótico de los siglos XV y XVI y las cuevas de Ekain, con pinturas del paleolítico superior.

La ruta pasa por Azpeitia, conocida mundialmente por ser cuna de san Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. En la población hay que visitar la Plaza Mayor, el Ayuntamiento,  antiguo convento de agustinos, el mercado, calles del casco antiguo medieval, lavadero y fuentes públicas, casa de Altuna, y casa Anchieta, que es un bello edificio comenzado por el músico de los Reyes Católicos. La iglesia se San Sebastián de Soreasu es el típico templo de estilo gótico vasco, con gran portada neoclásica debida a Ventura Rodríguez. También hay que ver la casa de los Madrazo, el palacio gótico de Basozabal y la casa-torre de Emparan, al otro lado del puente

La visita a Azpeitia se completa necesariamente con otra al santuario de Loyola, conjunto barroco formado por la basílica de planta circular, grandiosa cúpula y dos alas, una de las cuales conserva la casa solariega donde nació san Ignacio; fue levantado a finales del s. XIV como casa fuerte por Beltrán Yáñez de Loyola; después desmochado, en 1.457, por orden de Enrique IV. La obra de la basílica fue ideada por Carlo Fontana discípulo de Bernini con la colaboración de Joaquín Chirruera.

La ruta sigue por Azcoitia, población en la que destacan la iglesia gótico-renacentista de Santa María del Real, la Casa Consistorial y otras casas palaciegas, entre las que hay que citar la casa-torre de Balda, cuya torre es una de las más antiguas de Guipúzcoa. También merecen citarse la de Idiakaitz-Zarra, la de Idiakez –llamada aetxe belz. por su color oscuro-, el palacio de Hurtado de Mendoza –frente al puente de Jausoro-, la ermita de San Francisco, el palacio de Insausti o casa natal del conde de Peñaflorida, que fue el fundador de la Sociedad Vascongada de Amigos del País, junto a la ermita del Espíritu Santo

Oñati-Arantzazu, sede de la única universidad que funcionó en el País Vasco, de rico patrimonio monumental, también merece una visita.

Datos

Gastronomía

, mariscos, ensaladas de rape, alcachofas rellenas, percebes a la plancha, cocochas, pimientos rellenos de rabo de buey, hojaldre de chocolate con cerezas, helado de tomillo y limón, canutillos y cuajada de caserío.

El agua y sus características

La temperatura es de 31 y 27 º C. y el caudal llega a 40 y 52 l/m en uno y otro manantial. El residuo seco a 110 º C., es de 8.000 y 3.600 mg/l, respectivamente. Son aguas cloruradas, sulfatadas, variedad  litinica.

Indicaciones terapéuticas

Aparato digestivo; estreñimiento, insuficiencia hepatobiliar, trastornos de vesícula. Aparato locomotor, artrosis reumatismo, recuperaciones funcionales, contracturas, dolores musculares y articulares. Metabolismo tasas elevadas de colesterol. Aparato urinario; cura de diuresis, estrés, relajación, reposo y descanso.

 Técnicas

Agua tomada en bebida, baños de hidromasaje, duchas de chorro, piscina termal, chorro subacuático, jets, saunas, parafangos, masajes manuales, mecanoterapia, gimnasio y piscina climatizada.

 

Etiquetas: , ,

 
 

Sobre el autor

Más artículos de | Visita la web de jmi