Escapada a Ginebra y al corazón de los Alpes suizos


Descubrir Ginebra bajo un manto blanco es una rareza deliciosa. Bajo la luz casi irreal de la nieve la ciudad muestra su cara más etérea y el lago Leman, protagonista absoluto de la belleza de esta ciudad, arranca destellos imposibles a los muchos edificios emblemáticos que adornan sus orillas: desde las Sedes de Cruz Roja Internacional o de Naciones Unidas, hasta las suntuosas mansiones ribereñas que anuncian nuestra llegada a una ciudad salón de monumentales edificios.

Descubrir en barco estas orillas es muy recomendable, el trayecto dura una hora y rodea al famoso Jet d’eau, un gigantesco geiser artificial que insufla vida a las quietas aguas del lago.

Punto imprescindible es la Plaza de Bourg de Four que todavía guarda los ecos medievales de sus ferias comerciales. Muy cerca están las antiguas murallas, el Ayuntamiento y la ecléctica Catedral de San Pedro –suma de estilos arquitectónicos-. Escuchar su carillón es recordar que estamos en la ciudad de los relojeros. Y así lo anuncian las muchas tiendas de lujo que nos encontramos al callejear por su elegante casco antiguo. Las compras son indudablemente un enorme reclamo, pero eso sí, solo para tarjetas a prueba de infartos.

El nivel de vida de Ginebra es envidiado por los ciudadanos más ricos del planeta. Pero pasear esta al alcance de todos y disfrutar de los tempranos rayos de sol en el Parque de los Bastiones es un placer. Aquí se encuentra el Monumento a los Reformadores, que rinde homenaje a la reforma religiosa protagonizada por Calvino y a quien debemos entre otras cosas que en Ginebra la educación pública fuera gratuita desde mediados del siglo XVI.

Muy cerca de la Plaza Nueva, en la parte más recogida del lago, cuando éste vuelve a convertirse en el río Ródano, se encuentra uno de los barrios más bohemios y divertidos de la urbe, un lugar especial dónde abundan las tiendas coloristas y accesibles y los cafés alternativos.

Pero si lo que queremos es disfrutar de las compras en un ambiente relajado lo mejor es coger el tranvía número 12  y llegar en diez minutos a Carouge, una ciudad dentro de la ciudad. Creada por la familia de Saboya en 1780 para competir con la pujante Ginebra hoy es famosa por el estilo mediterráneo de sus casas bajas, las fiestas veraniegas en sus patios traseros, y sobre todo por su calle principal repleta de exclusivas tiendas de artesanía, un paraíso para los adictos al gasto.

Y así, iniciamos nuestra ruta hacia el corazón de los Alpes, siempre de la mano del lago Leman, cuyas orillas repletas de viñedos nos acompañarán hasta que en el horizonte empiecen a dibujarse las primeras cumbres de las más de 40 montañas que superan los 4000 metros de altura en el cantón de Valais. Dicho esto, y teniendo en cuenta que la nieve aquí no es un problema, queda claro que estamos a punto de entrar en el reino del esquí.  Por eso nuestra primera parada es Saas Fee, una coqueta y lujosa estación de esquí dónde no esta permitido que circulen los coches. Aquí se encuentra el metro esquí más alto del mundo -3500 m- capaz de llevarnos hasta las pistas de la cima del glaciar, que como no podía ser de otra manera cumplen de sobra las expectativas de los esquiadores más exigentes.

Después del lujo de Saas Fee llegamos a Grächen, otra localidad dedicada a los deportes de montaña. Aquí probamos las raquetas de nieve y descubrimos la magia del silencio caminando al atardecer por sus bosques centenarios.

Nuestro antojo de nieve ha quedado más que cubierto.

GUIA PRÁCTICA

Cómo llegar:

Swiss Air tiene vuelos diarios desde Madrid y Barcelona con destino Ginebra.

Desde aquí podemos alquilar un coche para recorrer los casi 200 kilómetros que nos separan de los Alpes.

Dónde dormir:

Ginebra

Hotel Kipling Manotel. Rue de la Navigation 27 CH-1201 Genève

www.manotel.com Tel: 0041 (0) 22 544 40 40

Saas Fee

Hotel Ferienart Resort & Spa  Dorfweg 3906 Saas-Fee

reservation@ferienart.ch  www.ferienart.ch  Phone :+41(0)27 958 19 00

Grächen

Turm Hotel Grächerhof www.graecherhof.ch  info@graecherhof.ch

+41 (0)27 956 25 15

Dónde comer:

Ginebra

La ciudad de Ginebra posee más de 50 restaurantes incluidos en la Guía Michelin.

Le Domaine de Chateauvieux, con más de 900 referencias de vinos y dos estrellas en la Michelin. www.chateauvieux.ch  +41 (0) 22 753 15 11.

La Colombiére à Lully (1 estrella Michelin) www.colombiere.ch

+41 (0) 22 757 10 27.

Saas Fee

Coftee www.coffeebar.ch

Lugar moderno y vibrante, perfecto para el apres esqui más exigente.

Grächen

Restaurante Zum Gadifranz.   www.hotel-gaedi.ch

Comida típica de la zona en un ambiente muy acogedor, perfecto para una cena a la luz de las velas.

 

 

Etiquetas: , ,

 
 

Sobre el autor

Más artículos de