Navarra: La Ruta de los Castillos y Fortalezas

Artajona (Foto Patxi Uriz/Turismo de Navarra)


 

Navarra cuenta con un destacado legado histórico y cultural que incluye restos arqueológicos del románico, fortificaciones medievales, góticas y renacentistas y bellas catedrales. El patrimonio artístico del viejo reyno permite trasladarse a pequeños y mayores hasta la época de princesas y caballeros, y recorrer los 19 espacios de interés de la Ruta de los Castillos y Fortalezas de Navarra.

El itinerario turístico y cultural compuesto por cuatro circuitos muestra los diferentes bastiones defensivos (atalayas, plazas-fortaleza, garitas, puentes levadizos, etc.…) de distintas épocas y estilos, erigidos de norte a sur por los reyes medievales para proteger al reyno de de los ataques enemigos.

Defensa fortificada en los Pirineos

En el área norte de Navarra se alza el castillo de Amaiur/Maya, símbolo de la resistencia frente a Castilla tras la conquista de Navarra. La fortaleza presenta una planta medieval y un fuerte renacentista del siglo XVII, elementos arquitectónicos expuestos recientemente.

En el mismo territorio y no muy lejos de allí, se encuentra el palacio de cabo de armería Jauregia de Irurita, construido entre los siglos XIV y XV y de rico patrimonio interior. La pequeña población de Donamaria conserva también una antigua torre gótica de linaje y estructura rectangular, que data del siglo XV y es conocida como la casa torre Jauregia.

Pamplona. La ciudadela. (Foto Patxi Uriz/Turismo de Navarra)

 Pamplona, exponente de arquitectura bélica

La ciudad de Pamplona acoge el conjunto fortificado más representativo de la comarca y uno de los complejos bélicos mejor conservados de España. El recinto amurallado de Pamplona (XVI-XVIII) está declarado Monumento Nacional y cuenta con la Ciudadela, construida en 1571 por orden de Felipe II y considerada el mejor ejemplo de arquitectura militar del Renacimiento español. El mismo recinto histórico dispone del Centro de Interpretación de las Fortificaciones, espacio informativo situado en el fortín de San Bartolomé que muestra la construcción, evolución y vida de esta edificación.

En la cuenca de Pamplona se conservan otros bastiones de interés, como  el Castillo de Tiebas, construcción de estilo gótico francés erigida por orden del monarca Teobaldo I de Champaña en el siglo XIII. Fue antigua residencia real, prisión y archivo de cancillería.

 

Castillo de Olite. (Foto Oriol Conesa/Turismo de Navarra)

Navarra: La riqueza monumental de la Zona Media

El Palacio de los Reyes de Navarra de Olite, declarado Monumento Nacional, representa uno de los alcázares góticos más interesantes de Europa. Cercano a este, emerge el Cerco de Artajona, una fortaleza del siglo XI de nueve torres y dos portales presidida por la iglesia-fortaleza de San Saturnino. La iglesia-fortaleza de Ujué, del siglo X y declarada Monumento Nacional, es otro de los monumentos que se pueden visitar.

En Olcoz encontramos la Torre palaciana medieval declarad Bien de Interés cultural. En la ruta del Camino de Santiago Aragonés emerge el Palacio fortificado del Príncipe de Viana de Sangüesa, flanqueado por dos torres almenadas y con un foso, y el Castillo de Javier, del siglo X y construido sobre roca viva.

Las tres últimas paradas de la ruta se sitúan en Tierra Estella. El conjunto monumental de Estella-Lizarra, que comprende un castillo y dos iglesias, y el Castillo de Monjardín, que ofrece unas magníficas panorámicas, componen algunos de los recursos patrimoniales. Finalmente, la visita al conjunto medieval de Viana, que conserva parta de sus muros, portales y torres, completa la visita.

Castillo de Cortes. (Foto Patxi Uriz/Turismo de Navarra)

 Castillos y torres en la Ribera

En un área cercana, los pueblos de Rada y Santacara presentan ejemplos de fortificaciones. El recinto amurallado del despoblado de Rada conserva la cuadrícula medieval de sus calles y casas, la necrópolis, el aljibe y la pequeña iglesia románica del siglo XII. La imponente torre mayor del Castillo de Santacara simboliza otra de las construcciones y data del siglo XIII.

En este recorrido monumental, Tudela cuenta con la Torre Monreal, un edificio aislado que servía como atalaya de vigilancia de la localidad en el siglo XIII. De su origen medieval conserva únicamente el aljibe. El Castillo de Cortes es otro de los puntos de interés, declarado Bien de Interés Cultural. La fortificación fue erigida en el siglo XII y mantiene el patio de armas y la torre del homenaje almenada. Para finalizar la ruta histórica, es de parada obligada elCastillo de Marcilla, que albergó la espada Tizona del Cid Campeador. El castillo es de estilo gótico con muros de ladrillo, matacanes, torres, foso y puente de acceso.

 

 

Etiquetas: , ,

 
 

Sobre el autor

Más artículos de