Luz de luna, un mexicano fuera de lo común en Madrid

Luz de Luna acaba de abrir sus puertas en la calle General Pardiñas y es el nuevo restaurante de Abraham García, padre de la cocina de fusión en nuestro país, incluso antes de que este término se acuñara como tal para emplearlo en gastronomía. Y como tal, encontraremos una carta mestiza con propuestas tan atractivas como tacos de ropa vieja, callos o pato al tamarindo, frijoles de Tolosa, albóndigas de jabalí o el popular huitlacoche.

dsc_0054 Luz de luna

Aquí impera la fusión iberoamericana con la mediterránea y aunque el chef sabe bien combinar alimentos procedentes de cocinas internacionales, lo cierto es que es en la mexicana donde mejor encuentra la inspiración para su carta. El toledano que introdujo hace años en nuestra cocina alimentos hoy comunes en restaurantes mexicanos como el mole o huitlacoche, renueva en Luz de Luna métodos culinarios y alianzas de los sabores del mundo a los hábitos gastronómicos de hoy.

Así, encontramos cebiches con sabores caribeños o sopas que fusionan el sabor mexicano con el escandinavo en forma de pozole. Altamente recomendable. En el año de las legumbres de Naciones Unidas, del que Abraham es embajador, frijoles con aliños punzantes e inesperados; y alambres que combinan en forma de brocheta tres tipos de carnes, de ibérico enchilada, de pollo de corral o de cordero merino. Tacos en dosis de pares para compartir (o no) Hoy, de ropa vieja, de escalibada o de pato al tamarindo; mañana, ya se verá en función del mercado.

tacos tacos

Aunque suene a tópico, el guacamole inmediato con plátano macho y chicharrón no deja indiferente a nadie. La ración es generosa por lo que si se quiere compartir algo más, recomendamos pedir media.

guacamole

Las patatas bravas, muy Abraham, encendidas con chile chipotle ahumado; como diferente, destacan las albóndigas de jabalí en mole poblano con quínoa andina, eso sí, si no eres de mole, este no es tu plato ya que su sabor es más intenso que el de la carne.

albóndigas de jabalí

Sorprende la brandada de bacalao negro al huitlacoche, donde el sabor del pescado suaviza el del hongo. El picante, precavido en los aliños de cocina, se sirve en pocillos al gusto de cada cual y optativo según se aguante.

huitlacoche

Abraham García nos sorprendió hace ya cuatro décadas con Viridiana que, a día de hoy, sigue manteniéndose como uno de los indispensables en esto del buen comer. Ahora vuelve a hacerlo con Luz de luna con un local, espacioso, amplio y luminoso, aunque aún tiene que ganar calidez. Pero como dice la canción que con desgarro cantaba Chavela Vargas y cuyas estrofas se encuentran impresas en las paredes y ventanales del restaurante, “yo quiero luz de luna”. Con los precios tan comedidos y el savoir faire de García, apuesto que no seré la única.

Precio medio: 25 €

Etiquetas:, , ,